Muchos países no están preparados para afrontar al cambio climático

El cambio de clima a nivel global amenaza a muchas regiones del planeta. Sequías, olas de calor, inundaciones, incendios, todo un combo extremo que hoy en días es un verdadero desafío.

La degradación de los principales ejes naturales del planeta, tarde o temprano tienen su consecuencias. La contaminación, la destrucción de grandes espacios y reservas naturales, la contaminación de los océanos, aportan para el desequilibrio que hoy conocemos como «cambio climático», influyendo a las lluvias, las temperaturas y los vientos a nivel global, impulsando al calentamiento del planeta a diario.

El calentamiento global es una realidad y no se detiene, varios grados más se han agregado a las temperaturas del ártico, y otras regiones polares. Europa es una de los ejemplos de calentamiento más reciente, con las severas olas de calor en el verano 2022, superando regímenes de temperatura jamás registrados. La temperatura se dispara en todo el mundo, afectando menos o mayor medida a muchos de los países que conforman los continentes.

Si bien se pronostica que las naciones en desarrollo de África y el sudeste asiático serán las más afectadas por las temperaturas más altas, el tiempo extremo y el aumento del nivel del mar, algunas naciones de ingresos medios carecen de la infraestructura y la libertad legislativa para seguir el ritmo del cambio climático.

Y, mientras Europa cuenta el costo de otra ola de calor que rompe récords, el análisis mostró cómo incluso las naciones con típicamente pocas crisis relacionadas con el clima necesitarán adaptarse a medida que aumentan las temperaturas globales.

Puedes leer: El cambio climático ha alterado la mezcla de los océanos

Capacidad de los países frente a la crisis climática

El análisis diagnosticó el desempeño de los países en 32 problemas estructurales, incluidos los eventos relacionados con el tiempo y clima, la estabilidad política, el poder económico, la seguridad de los recursos, la pobreza y los derechos humanos, para evaluar la capacidad de cada nación para gestionar las crisis. Luego dividió a los países en tres categorías: aisladas, precarias y vulnerables.

Como era de esperar, la mayoría de las naciones ricas tuvieron un buen desempeño y resultaron ser las más aisladas contra los impactos climáticos gracias a una combinación de buen gobierno, poder adquisitivo e infraestructura robusta.

Se consideró que las naciones en desarrollo se encontraban principalmente en la categoría vulnerable por carecer de estas salvaguardas. Sin embargo, varios países de medianos ingresos, incluidos India, Indonesia y Sudáfrica, también se incluyeron en este grupo.

Te puede interesar: Los incendios forestales aumentarán con el cambio climático año tras año

Riegos en aumento

«Los bajos niveles de inversión en la observación de los riesgos secundarios muestran que la mayoría de los países no están preparados casi en su totalidad para lidiar con los impactos políticos, económicos y de desarrollo más amplios de un planeta que se calienta«, dijo el análisis.

Will Nichols, jefe de clima y resiliencia de la consultora Verisk Maplecroft que realizó la evaluación, dijo que la mayor sorpresa estaba en el medio, o la categoría «precaria», que contenía potencias como Brasil, México, Rusia y Arabia Saudita. «Brasil está al borde del abismo«, dijo Nichols.

«Un ligero cambio podría hacer que caiga en ese último grupo y ciertamente estamos viendo la erosión de las protecciones ambientales y sociales bajo (el presidente Jair) Bolsonaro.

“En Rusia, la infraestructura del Ártico se verá socavada por el calentamiento y podrías ver a un líder como (el presidente Vladimir) Putin señalar con el dedo a otros grupos y tratar de expandir su territorio”, dijo Nichols.

Si bien es una economía del G20, México aterrizó en la categoría precaria en gran parte debido a su proximidad a las naciones de América Central y del Sur, como Venezuela, que enfrentan perturbaciones extremas relacionadas con el clima, particularmente en forma de migración masiva.

Estos riesgos no están contenidos por fronteras políticas, se extenderán”, dijo Nichols.»Incluso si tiene su casa en orden, si su vecino es un caso perdido que puede socavar seriamente su capacidad para protegerse«.

Planes e impactos

Bajo el plan de acción climática liderado por la ONU, las naciones ricas prometieron en 2009 proporcionar $ 100 mil millones anuales a países en riesgo para 2020, pero hasta ahora ni siquiera se han acercado a ese nivel de financiación.

Nichols dijo que el análisis mostró la necesidad de que los países desarrollados ayuden a las naciones que no pueden ayudarse a sí mismas. “Hemos visto cantidades relativamente pequeñas de personas que llegan a Europa y Estados Unidos debido a los impactos climáticos que causan problemas importantes”, dijo.

«Hay un argumento de que nosotros, como naciones aisladas, tenemos la responsabilidad de ayudar a las naciones vulnerables a protegerse, lo que a su vez ayuda a protegernos«.

Nichols dijo que la ola de calor mortal de esta semana en Europa era una prueba de que incluso los países ricos necesitaban tener en cuenta el cambio climático en las futuras decisiones comerciales y de gobierno. “La escala de la amenaza climática no está disminuyendo, obviamente tendrá un gran impacto”, dijo.

«Pero los países del África subsahariana, el sudeste asiático y América del Sur no tienen la capacidad de recuperación para gestionar tanto la amenaza climática física como los efectos colaterales de la inestabilidad política y de la cadena de suministro».

Con información de: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Los árboles más altos y viejos resisten mejor las sequías en la Amazonia

La selva amazónica, que tiene un papel clave