Las olas de calor aumentarán su frecuencia e intensidad rumbo al 2050

- en Ciencia, El clima, El tiempo atmosférico
1376
0

Existe un asesino silencioso que se cobra más vidas que los huracanes o las inundaciones: el calor. El número de muertes por culpa del calor en Europa y el mundo podría multiplicarse en las próximas décadas debido al aumento de episodios extremos.

El calor excesivo es uno de los tipos más letales de clima extremo: además de matar a las personas directamente a través de un derrame cerebral, el calor puede matar indirectamente al hacer que el cuerpo trabaje más duro para mantenerse fresco, lo que puede desencadenar ataques cardíacos y otras dolencias.

Investigaciones anteriores han demostrado que las olas de calor pueden ser mortales, particularmente en lugares donde las personas no tienen los recursos para hacerles frente. También se ha descubierto que son mucho más extremas en las partes más cálidas del planeta, como en países cercanos al ecuador.

En el trabajo, los investigadores analizaron las muertes relacionadas con el calor en 8 países (y la Unión Europea) que representan diferentes períodos de tiempo y diferentes olas de calor. Para hacer sus evaluaciones, los promediaron juntos.

Olas de calor más severas para el 2050

Un nuevo informe de Unicef ??encuentra que para 2050, incluso en el mejor de los casos, 2 mil millones de niños enfrentarán de cuatro a cinco eventos peligrosos de calor anualmente.

La crisis climática es también una crisis de los derechos de los niños: uno de cada cuatro niños en todo el mundo ya se ve afectado por la emergencia climática y, para 2050, prácticamente todos los niños de todas las regiones enfrentarán olas de calor más frecuentes, según un nuevo informe de Unicef.

Para cientos de millones de niños, las olas de calor también durarán más y serán más extremas, aumentando la amenaza de muerte, enfermedad, hambre y migración forzada.

Los hallazgos llegan menos de quince días antes de que comiencen las conversaciones climáticas Cop27 de la ONU en Egipto, y después de un año catastrófico de eventos climáticos extremos (olas de calor, tormentas, inundaciones, incendios y sequías) han demostrado la velocidad y magnitud del colapso climático que enfrenta el planeta.

Según Unicef, 559 millones de niños soportan actualmente al menos cuatro o cinco peligrosas olas de calor al año, pero el número se cuadruplicará a 2 mil millones para 2050, incluso si el calentamiento global se reduce a 1,7 grados, actualmente el mejor de los casos sobre la mesa.

En el peor de los casos, un aumento de 2,4 grados causado por la quema de demasiados combustibles fósiles durante demasiado tiempo, se estima que el 94 % de los niños estarán expuestos a olas de calor prolongadas que durarán al menos 4,7 días para 2050, en comparación con uno de cada cuatro niños en la actualidad. . En esta pesadilla climática, solo pequeñas áreas de América del Sur, África central, Oceanía y Asia escaparán de olas de calor peligrosamente largas.

El ser humano en serio peligro

El cuerpo humano no puede tolerar el calor excesivo. Los procesos biológicos y químicos que nos mantienen vivos se realizan mejor a una temperatura central de 36 ° a 37 ° C, con una ligera variación de individuo a individuo. El cuerpo intenta siempre deshacerse del calor excesivo. Los vasos sanguíneos de la piel se dilatan y la frecuencia cardíaca aumenta para impulsar el flujo de sangre hacia la piel, donde la sangre puede liberar calor para enfriarse. De la misma manera, sudamos para refrescar la piel.

Con la exposición repetida a altas temperaturas, el cuerpo puede volverse más eficiente para eliminar el exceso de calor. Pero hay un límite de cuánto puede ajustarse el organismo, lo que depende de la salud subyacente de la persona y de la temperatura y humedad ambiental. Si el exterior está más caliente que el cuerpo, la sangre en la superficie de la piel no liberará calor. Si la humedad es alta, la sudoración no enfriará la piel.


Obligado a regular el calor sin interrupción, el cuerpo se desgasta. El agotamiento por calor produce debilidad, mareos y náuseas. La capacidad para regular el calor se descompone y la temperatura corporal central alcanza o excede los 40 ° C. En este caso, podemos sufrir un golpe de calo que puede provocarnos convulsiones o hacernos entrar en coma.

Grupos más sensibles

Nadie es inmune al calor, pero afecta a algunos grupos más que a otros. Los ancianos, considerados los más vulnerables, tienen menos glándulas sudoríparas y sus cuerpos responden más lentamente al aumento de las temperaturas. Los niños no han desarrollado completamente la capacidad de regular su temperatura y las mujeres embarazadas lo tienen también más complicado debido a las demandas del feto. Las personas con enfermedades crónicas como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y la obesidad pueden tener problemas para disipar el calor. Y, por supuesto, las personas que viven en la pobreza a menudo carecen de aire acondicionado y otros recursos para resistir las condiciones sofocantes.

Los investigadores están descubriendo de qué más formas puede afectarnos el calor.

En el sueño: el inicio y la duración del sueño son sensibles a la temperatura. El cuerpo se enfría mientras se prepara para dormir; esta disminución en la temperatura central es una señal para traer el descanso.

Según un estudio del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los EE. UU, cuanto más altas son las temperaturas nocturnas, más pesado es el sueño.

También nos afectará a nuestra capacidad para pensar y calcular. Según un pequeño estudio presentado en Austin, Texas, en la reunión anual de la American Meteorological Society, los investigadores concluyeron que durante una ola de calor, los estudiantes sin aire acondicionado obtuvieron un 6% menos de respuestas correctas en los problemas de matemáticas y un 10% menos en otras pruebas, en comparación con los estudiantes con aire acondicionado. El calor puede incluso aumentar el riesgo de muerte fetal.


Vía: Muyinteresante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

El sudor humano es lo que atrae a los mosquitos del dengue

Los mosquitos Aedes aegypti utilizan el olfato para encontrar a