Un océano más ácido

Te pones el neopreno, las gafas de buceo y unas aletas que te impiden andar y ¡splash! Saltas al agua. Buceas, buscas en cada rincón, pero lo único que ves es un arrecife blanquecino… ¿dónde están los peces? ¿y los corales de colores…?

La explicación es sencilla: no hay peces ni colores porque los arrecifes están estresados. Los corales son animales translúcidos y sus múltiples tonalidades se deben a las algas que albergan.

Cuando forman arrecifes –unión de colonias coralinas- el entorno en el que se encuentran se convierte en una explosión de color. Hasta que se estresan. Entonces expulsan millones de algas y empiezan a blanquearse. Si este estrés persiste, colonias enteras de coral mueren.

Pero, ¿por qué sufren estrés los corales? Principalmente por cambios de temperatura, pero también por alteraciones químicas o por el aumento de la contaminación. El coral solo puede vivir entre los 18 y los 30 grados centígrados y cuando esta temperatura se supera, las algas se expulsan y los corales se blanquean.

Esta es la causa por la que no encuentras arrecifes de colores cuando buceas en el mar: la temperatura oceánica está aumentando de manera constante y a un ritmo mayor de lo esperado. Concretamente, un 60% más rápido de lo estimado por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPPC).

Las mareas del océano arrasan con todo

El color de los corales no es el único síntoma de un mar que está cambiando. Lo mismo ocurre con los cambios químicos en el agua. Cuanto más C02 emitimos a la atmósfera, más CO2absorben los océanos y más se acidifican los mares.

Esto repercute en todo el ecosistema. Al producirse más ácido carbónico, especies marinas como langostas, ostras o cangrejos tienen grandes dificultades para formar sus esqueletos o conchas y su supervivencia se ve amenazada.

Pero al mismo tiempo que algunas especies corren el riesgo de desaparecer, proliferan otras especialmente tóxicas que amenazan la biodiversidad marina.

Las algas que producen la marea roja o la baba verde son la causa de la pérdida de un gran número de especies. En Florida, estas algas causaron la muerte de más de 500 manatíes en 2018, en el Golfo Pérsico, de miles de peces, en otras regiones, tortugas e incluso tiburones murieron por sus toxinas.

Océanos del mundo más ácidos – Imagen de La NASA

Fuente: Cristina del Estal Espeso / Planeta Inteligente – EL MUNDO

Imagen de portada de la nota: Las temperaturas oceánicas promediaron cinco grados más cálidas en el sur de Florida a partir de julio.Wilfredo Lee/AP

Deja una respuesta

También te puede interesar

Los océanos de Marte quedaron atrapados en minerales

Desde hace tiempo, la comunidad científica especula que