Sorpréndete con los verdaderos colores del ocaso

Sorpréndete con los verdaderos colores del ocaso

- en Ciencia
4298
0

Un astro, y en particular el Sol, está en el ocaso cuando, por efecto de la rotación de la Tierra, atraviesa el plano del horizonte y pasa del hemisferio visible al no visible.

Veamos, en primer lugar, el color. Al mediodía la luz del sol nos llega perpendicular pero, en el ocaso, la luz llega tangencialmente, recorre un camino más largo (un 30% más), es más absorbida por la atmósfera y llega menos intensa. Pero, por favor, no se les ocurra mirar al sol con prismáticos. Además, al atravesar la atmósfera la luz del sol es dispersada. Cuando llega vertical el recorrido es suficiente para dispersar casi todo el azul y un poco los colores que le siguen. En el ocaso, con el recorrido más largo, llega a dispersar completamente hasta el amarillo y, a nuestro ojo, nos llegan los dos colores que quedan, naranja y rojo. Estos efectos se incrementan con los contaminantes que contribuyen a puestas de sol espectaculares, pero a serios problemas ambientales.

Un segundo efecto es que nuestra estrella, en su ocaso, pierde su esfericidad. Es un efecto óptico. En el horizonte, la refracción hace que veamos el sol más elevado de lo que realmente está. Una especie de espejismo. Por eso, cuando vemos a la parte baja del sol tocar el horizonte, realmente un casquete de la esfera ya está oculto. En este efecto óptico, la parte inferior se eleva más que la parte superior. Por ello, el resultado final es el de una esfera achantada por la parte inferior y ligeramente apuntada por la superior. Estas distorsiones se modifican con una inversión térmica o una gran superficie caliente. Esto ocurre cuando el ocaso se produce en un lago o en el mar, si el agua está más caliente que el aire que está encima.

 

Ocaso 2

 Es decir, cuando su altura es cero, pasando de positiva a negativa. En el caso del Sol, ello determina el fin del día. El antónimo de ocaso es alba.

sol 89

El fenómeno óptico conocido como espejismo es lo que da lugar a ésta curiosa puesta, alargada, como si el astro goteara sobre el mar. Los colores del ocaso si se hacen notar en semejante escenario natural.

sol b

Sol a

Con el transcurso del año, el Sol va cambiando el lugar por donde se pone. En los equinoccios, en el Ecuador, el sol se pone exactamente por el oeste, siendo los dos únicos días del año que sucede este fenómeno.

sol u

En primavera y verano para el hemisferio norte se pone entre el oeste y el sur (declinación positiva); en otoño e invierno su ocaso es entre el oeste y el norte (declinación negativa). Simultáneamente, para el hemisferio sur es otoño e invierno (ocaso entre el oeste y el norte) o primavera y verano (ocaso entre el oeste y el sur).

sol 09

sol 56

sol p

La refracción por la atmósfera de los rayos luminosos del Sol motiva que veamos luz cuando el Sol ya se ha puesto: crepúsculo vespertino. Dicha refracción alarga el día y acorta la noche.

 

Fotografía: Roberto Serra, Adriana Ludwig Loebel, José Luis García Mendoza, Rafael Arroyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Cómo conservar las papas para que duren meses

Te presentamos los mejores consejos para mantenerlas siempre